Los Dos Monjes


Un día dos monjes un maestro y su alumno regresaban a su templo y llegaron a la orilla de un rio donde se encontraron con una hermosa mujer, ella estaba llorando porque no había un puente, y no podía cruzar al otro lado, temerosa porque el rio había crecido y la corriente era fuerte..
Uno de los monjes el maestro se ofrecio amablemente “Si quieres te podemos cargar hasta el otro lado del río”. Así que los dos hombres juntaron sus manos, la levantaron entre los dos y la cargaron hasta el otro lado del río. Cuando llegaron al otro lado, la bajaron y ella siguió su camino.
Los monjes siguieron su camino en silencio, despues de varias horas , el maestro se percata de la actitud contrariada y distraída de su alumno, y le pregunta: – ¿Qué corre por tu mente, te ha sucedido algo?, después de un buen rato, dijo: “Mira mi ropa, esta toda sucia por haber cruzado a esa mujer por el río que ni siquiera nos dió las gracias!. Y mi espalda todavía me duele por haberla cargado. Siento que se me està acalambrando. ” El primer monje simplemente sonrió y asintió con su cabeza.
Un poco más adelante, nuevamente el alumno se quejó otra vez, “Mi espalda me duele tanto, y todo es porque tuvimos que cargar a esa loca mujer para cruzar el río! No puedo seguir adelante por el dolor.” El maestro miró a su alumno, que ya estaba tirado en el suelo quejándose y le dijo “¿Te has preguntado porqué yo no me estoy quejando?”
El maestro, con aire divertido, le contesta: “Tu espalda te duele porque todavía estás cargando a la mujer. Yo a ella la baje cuando cruzamos el río y tú sigues llevando su peso sobre tus hombros”


Deja la cargas de tu pasado en la otra orilla del río, no sigas cargando con ella. Nos sucedió lo que sucedió para crecer en nuestra vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarme vuestros comentarios.

Se ha producido un error en este gadget.