AFILANDO EL HACHA


Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel. El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque. El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar. En un solo día cortó dieciocho árboles. -Te felicito, le dijo el capataz. Sigue así. Animado por las palabras del capataz, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano. A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles. -Debo estar cansado, pensó. Y decidió acostarse con la puesta de sol. Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad. Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol. Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento. El capataz le preguntó: -¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?. -Afilar, no he tenido tiempo para afilar. He estado demasiado ocupado talando árboles.



“Dame seis horas para cortar un árbol, y pasaré las primeras cuatro afilando el hacha.”
Abraham Lincoln

2 comentarios:

AgrimesuraUBA dijo...

Excelente!!!

sqiar dijo...

SQIAR (http://www.sqiar.com/solutions/technology/tableau) is a leading global consultancy which provides innovative business intelligence services to small and medium size (SMEs) businesses. Our agile approach provides organizations with breakthrough insights and powerful data visualizations to rapidly analyse multiple aspects of their business in perspectives that matter most.

Publicar un comentario

Gracias por dejarme vuestros comentarios.

Se ha producido un error en este gadget.